Técnicos se capacitan en “Diseño de sistemas y formulación de proyectos de riego”

La Universidad Autónoma Tomás Frías, a través de la Facultad de Ciencias Agrícolas y Pecuarias, realizó en octubre el curso “Diseño de sistemas y formulación de proyectos de riego”. El programa del curso se orientó al desarrollo de capacidades para la elaboración de proyectos en profesionales de los municipios potosinos, la Gobernación Departamental, el Servicio Departamental de Riego y de la Facultad de Agronomía. Esta iniciativa contó con el apoyo y asesoría técnica de la Cooperación Sueca y Alemana, a través del PROAGRO.

El proceso de capacitación estuvo dividido en tres partes. En una primera instancia se presentó el marco institucional del riego en Bolivia, así como su situación actual en términos de cobertura. Como parte de esta primera etapa, se identificaron herramientas y criterios básicos para la formulación de proyectos en el ámbito de las cuencas hidrográficas, a fin de que estos respondan a las necesidades específicas de las comunidades campesinas, en consideración de sus fortalezas y las condiciones para autogestión de los sistemas.

En un segundo momento, los cursantes realizaron un viaje a la comunidad Quivi Quivi Alto (Potosí), donde tuvieron la oportunidad de verificar -en la práctica- los criterios campesinos para la autogestión del riego. Durante la experiencia de campo, se prestó especial énfasis a la obtención de información de los beneficiarios relativa a aspectos clave en la formulación de proyectos. En este escenario, se acentuó la importancia que adquieren las condiciones de gestión del agua para riego en el sistema –como la organización de los usuarios, las formas de distribución de agua y las responsabilidades para el mantenimiento, entre otras- en el momento de cuantificar la disponibilidad del recurso hídrico. Se consideró, además, la agricultura bajo riego como un elemento central en la determinación de la demanda de agua para los sistemas analizados.

A través de esta interacción directa con los usuarios, los estudiantes tuvieron la oportunidad de conocer la composición de los cultivos bajo riego, los calendarios agrícolas en el contexto del Cambio Climático, así como identificar restricciones frente a cambios orientados al uso más eficiente del agua para riego.

Como parte de esta segunda etapa, la dinámica de trabajo grupal, junto a los regantes del sistema Quivi Quivi Alto, permitió obtener información que más tarde fue procesada y analizada por los participantes. Gracias a esta sistematización, se podrá contar con insumos para la determinación de las áreas de riego incrementales, como efecto directo de un proyecto.

Finalmente, los participantes realizaron ejercicios de aplicación del balance hídrico, que luego fueron discutidos en plenaria. El instrumento sectorial para el cálculo de las Áreas Bajo Riego Óptimo (ABRO) fue aplicado en base a la información reunida durante la visita y el recorrido de campo.

Hernán Montaño, asesor técnico del PROAGRO, se refirió en una entrevista al futuro de estos procesos de aprendizaje, indicando que: “la perspectiva futura de estas capacitaciones es mejorar los servicios de proyectos de riego y de uso eficiente del agua, tanto en los municipios del Norte de Potosí como en el mismo departamento”.